sábado, febrero 14

A un lado de la cama

A día de hoy sé que puedo sonreír con ganas. No quiero tentar a la suerte, tocaré madera pero siendo positiva descubro que tengo una vida con intereses, con vicios y virtudes. A pesar de los pesares, tengo gente que aún me quiere, tengo el amor a mi lado, a un lado del corazón y de mi cama. Y sonrío con salud y con ilusión. He conocido muchas pequeñas mentes a las que enseño los placeres de esta vida, aparte de inglés. Placeres que yo descubrí en la letra y mucho más en la ciencia, placeres que estudio cada mañana. Y no me creo inteligente, ni superior, ni mucho menos completa, cada día aprendo algo nuevo y sino ¡no duermo!, cada tarde dejo que mis pequeños me enseñen a mí lo espontánea que es la vida y cada noche dejo que mi alma gemela me recuerde lo viva que estoy. Feliz día de San Valentin a todos los que amar, aman la vida. 

lunes, enero 5

From London city

Ahora me doy cuenta, ahora es cuando sé que me encanta el centro de Londres, que me gusta Piccadilly, que me he adaptado a Oxford Street, que Regents street se hace larguísima si vas cargada de compras. Este era el año, 2015, el año en el que debía coger cariño a los autobuses de doble piso, al plano del 'underground' y visitar y re-visitar el museo británico y el nacional como si se fuese a agotar un tiempo que resulta ser eterno. Os he felicitado un feliz año, sin que lo sepáis, desde Londres, solo a aquellos que me echéis de menos. Feliz 2015.

lunes, diciembre 22

Rumbo al aeropuerto

Way to the airport. '' Marcharse es muy difícil... hasta que te marchas. Y entonces es la cosa más jodidamente fácil del mundo-Paper Towns; John Green''
Puede que esta noche mientras duerma, mi mente vuele al cuerpo de una niña de cinco años que ya soñaba cuando leía, con ir al gran país donde se creó el joven mago de las páginas que en sus manos sostenía. Quizá ese sea un sueño dormida pero mañana será un sueño totalmente despierta. Mañana me espera su ciudad, su ambiente, su andén, su magia. Mañana me marcho. Marcho allí donde Harry Potter existía sin existir. Y es que solo cuando aceptas que nada es tan mágico e irreal, solo cuando te das cuenta de que nada puede hacerte volar más que un avión... solo en ese momento, decides coger el  vuelo y marchar. Marcharte allí donde un día para J.K.Rowling la magia se hizo realidad, marcharte allí y sobrevolar sus calles de una forma artificial pero real. 
Echas la vista atrás y te das cuenta de que la niña de cinco años ya sospechaba que irías, que tu vida te tenía ese destino, ir allí y pisar firmemente las londinenses calles justo ahora, en Navidad. Y cogerlas cariño, aprenderte sus nombres y llamar hogar a sus tiendas y sus avenidas. Hacer la maleta y despedirse de tus sábanas, tu edredón, el calor madrileño y de las pocas personas que aún lloran con lágrimas verdaderas. 
Con ilusión por la bienvenida que me espera, con esperanza por el fantástico destino, fantástico de fantasía. Con ganas de tomar, mañana, rumbo al aeropuerto.

lunes, noviembre 24

Títere de cartón

Tengo un títere de cartón. No es un títere cualquiera, el mío ríe, llora y habla; a veces también, se pasea. Fui yo quien le hice, un día de aburrimiento aunque lo hice más por melancolía que por entretenimiento. Primero le hice el tronco, luego los brazos, las piernas, las manos y los pies, luego le hice la cabeza, le puse pelo, ojos, orejas y nariz. Y en cuanto le puse la boca, me pareció verle coger una gran bocanada de aire pero no le di importancia, simplemente, no podía ser. Al día siguiente, tampoco fue, ni al siguiente del siguiente... le fui abandonando tras bailarle dos o tres veces sin mucho ritmo. Pasó un año en el desván hasta que vino mi madre un día, un día de profunda melancolía y me dijo: esto yo creo que te animaba ¿o no ? Profundamente lo abracé y tras una semana diciéndole que le quería, mi títere cobró vida. Me miró y me dijo que él también me quería. Desde entonces me ha agradecido que le haya construido, y yo a él por encerrarle le he pedido perdón. Con vida o sin vida, es mi títere de cartón.  

viernes, noviembre 21

Partiendo de un número Positivo

He decidido volver a actualizar mi blog. Tras borrar todas mis entradas de la red y re-diseñar mi plantilla blogger, he vuelto a las andadas con más fuerza y más potencia que nunca; porque esta vez es especial. En esta ocasión mi mundo ha vuelto ( como siempre) a dar un giro vertiginoso de 360º, soy la misma montaña rusa de siempre pero ahora diferente, ahora con más subidas que bajadas. 
La buena vibración me agarró el brazo, me dio media vuelta y mirándome fijamente a los ojos se acercó lentamente a mis labios y me besó. Me besó dulce y salado, me besó amargo y picante, me besó apasionada y delicadamente. Y fue entonces cuando me mordí el dedo índice y en él quedaron los restos de saliva más brillantes, más purpurinos que jamás había visto antes. No parto de cero, parto de un número positivo.