lunes, diciembre 22

Rumbo al aeropuerto

Way to the airport. '' Marcharse es muy difícil... hasta que te marchas. Y entonces es la cosa más jodidamente fácil del mundo-Paper Towns; John Green''
Puede que esta noche mientras duerma, mi mente vuele al cuerpo de una niña de cinco años que ya soñaba cuando leía, con ir al gran país donde se creó el joven mago de las páginas que en sus manos sostenía. Quizá ese sea un sueño dormida pero mañana será un sueño totalmente despierta. Mañana me espera su ciudad, su ambiente, su andén, su magia. Mañana me marcho. Marcho allí donde Harry Potter existía sin existir. Y es que solo cuando aceptas que nada es tan mágico e irreal, solo cuando te das cuenta de que nada puede hacerte volar más que un avión... solo en ese momento, decides coger el  vuelo y marchar. Marcharte allí donde un día para J.K.Rowling la magia se hizo realidad, marcharte allí y sobrevolar sus calles de una forma artificial pero real. 
Echas la vista atrás y te das cuenta de que la niña de cinco años ya sospechaba que irías, que tu vida te tenía ese destino, ir allí y pisar firmemente las londinenses calles justo ahora, en Navidad. Y cogerlas cariño, aprenderte sus nombres y llamar hogar a sus tiendas y sus avenidas. Hacer la maleta y despedirse de tus sábanas, tu edredón, el calor madrileño y de las pocas personas que aún lloran con lágrimas verdaderas. 
Con ilusión por la bienvenida que me espera, con esperanza por el fantástico destino, fantástico de fantasía. Con ganas de tomar, mañana, rumbo al aeropuerto.